18 de enero de 2017

Élites

Está uno por aceptar que, efectivamente, el eje de oposición élite/masa no sólo pueda ser sociológicamente relevante en determinados análisis sino que tal vez lo sea, también, políticamente. Aun cuando la mayor parte de la descripción marxista acerca del papel de la lucha de clases en la dinámica social parece mejor fundamentada y más acorde con los hechos, en el actual estado de las sociedades occidentales es posible que la contraposición entre la minoría privilegiada y la mayoría dirigida juege un papel nada desdeñable y atraviese las clásicas separaciones entre grupos sociales en función de su capital modificando los antagonismos tradicionales. Por ejemplo: al leer las palabras de Meryl Streep, jaleadas por tantos representantes de los grupos protagonistas de "la sociedad del espectáculo" que forman parte de esa élite, se puede entender una reacción, silenciosa, que pone a muchos en manos de Trump y a otros nos sitúa en un aparente terreno de nadie que muchos entendimientos precarios considerarían "derechista". Decir que - presumiendo que la traducción es más o menos adecuada - "Hollywood avanza gracias a los extranjeros y a los que llegan del exterior. Si los echamos a todos, no tendremos nada para ver más que fútbol (americano) y artes marciales combinadas, que no es un arte", establece - entre otras valoraciones - una distinción burda entre la actividad desempeñada por los colectivos asociados a la industria cinematográfica, que se equipara a la alta cultura, y la vulgaridad de aquellos espectáculos de consumo que realizan otros grupos. Esta separación, además de ser pretenciosa, es simplista a tenor de los casos utilizados para realizarla. Pretender que El diablo se viste de Prada (The Devil wears Prada) es "arte" mientras que el partido de la semana pasada entre Green Bay Packers y New York Giants no es más que entretenimiento trivial es harto discutible. La basura también abunda en Hollywood: no se concentra en los campos deportivos ni en la televisión por cable. Cuando Streep ampara la necesaria crítica a la xenofobia en la defensa, con esprit de corps, del entramado hollywoodiense y sus productos, la sustrae de cualquier posible análisis reflexivo y objetivo vinculándola a la expresión ideológica de un grupo pertrechado de un estatuto y unas prerrogativas al alcance de muy pocos. Y al hacerlo resulta difícil evitar la amalgama entre sus intereses particulares y grupales y los valores que defiene. Algunos de estos son inseparables de su posición pero otros no y estos últimos - que como el desprecio de las conductas y actitudes xenófobas que son compartidas (o deberían serlo) por amplísimos sectores -, difícilmente serán distinguidos de los primeros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada