27 de enero de 2017

Sostiene Vidal...

Que todo está preparado, que la Generalitat tiene los datos de todos los habitantes de Catalunya para confeccionar su propio censo, que tenemos 200.000 millones de euros a nuestra disposición para los primeros años de dificultades y penurias económicas gracias al préstamo de un país presumiblemente no europeo aunque haya once países de la Comunidad que nos reconocerán al día siguiente de proclamar la independencia, que nuestros mossos se están entrenando en tareas de contraespionaje, que tenemos un precauerdo con la OTAN, que... Esta retahíla de afirmaciones, y otras aun más fantásticas, le llegaron a uno esta Navidad por whatsapp. Un amigo me lo reenvió: se estaba difundiendo por grupos de esta mensajería afines al movimiento secesionista. Parecía el tipo de arenga delirante destinada a animar a unas huestes preocupadas, desanimadas o muy entusiastas, que de todo hay. Atribuí las afirmaciones no al ex-juez, pese a que "su" redacción de la Constitución de la República catalana ya me había parecido un esperpento egocéntrico, sino a un iletrado e imaginativo fanático que puso en su boca, y exageró, un supuesto plan que mostraría que todo estaba atado y bien atado y que la independencia no produciría incertidumbre alguna: ataríamos los perros con longanizas la misma noche de la secesión. Y ahora resulta, ¿ingenuo!, que era el propio ex-senador de ERC el que realizaba las mencionadas afirmaciones. Si lo que manifestaba es cierto acaba de hacer un flaquísimo favor al secesionismo al legitimar una investigación judicial - y, cabe preveer, policial - española y levantar una sospecha generalizada que da al traste con el sigilo que unos preparativos muy complejos exigen: acaba de dinamitar el factor sorpresa que estos planes parecían tener de su parte. Si es falso, se ha mostrado como un mentiroso y demagogo taimado, capaz de cualquier cosa para lograr la imposición de su ideal de una Catalunya independiente. Sea verdadero o no, lo que sí ha demostrado es una ineptitud que en nada desmerece a su patente debilidad intelectual.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada