15 de enero de 2017

Un poema de Raúl Zurita


"KNOCKIN‘ ON HEAVEN'S DOOR

El hijo de puta no dejaba de ser cómico y no nos
perdíamos ninguno de sus discursos. Tenían algo
espantosamente divertido. Sobre todo tres: cuando
dictó una ley donde se igualaba la jubilación de los
empleados y de los obreros, cuando respondió a una
petición de amnistía y cuando inauguró un nuevo
año judicial. Las frases fueron:
1. Porque de ahora en adelante señores, en Chile
todos somos iguales, comenzando por este
Presidente que desde arriba os habla.
2. Pero amnistía no Medina, el que pecó, pecó.
3. Antes de hablar señores, voy a decir algunas
palabras. Y después dicen que el gran hijo de puta no tenia
gracia. A mí me mataron al amanecer, al lado de
una carretera. Me hicieron pulpa.
Pero antes sí que me hizo reír el muy hijo de puta.

Golpeando, golpeando las 
puertas del cielo 

Golpeando, golpeando las 
puertas del cielo"

(Tu vida rompiéndose. Antología personal, p511).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada